es-img-dark-opinions

Los pacientes no siempre están dispuestos a invertir dinero para visitarse con un especialista privado, acudir a un nuevo profesional del que no tienen referencias o apostar con un profesional que encontró gracias a Google.

Sin embargo, hay algo que puede hacerles cambiar de idea: las opiniones, ya sean por parte de un conocido o de otros pacientes que publican en Internet sus valoraciones sobre un especialista con el que se visitaron.

De hecho, ¿sabía que el 72% de los pacientes se guían por las recomendaciones de otros pacientes a la hora de elegir especialista?

Las valoraciones de Google, así como las de plataformas especializadas como Doctoralia, tienen actualmente tanto valor que incluso aparecen entre los primeros resultados de búsqueda de algunos especialistas, incluso por delante de su propia web profesional.

La exposición de la que hablamos puede ser muy positiva o bien tener el efecto contrario:

1. Le ayudarán a mejorar su posicionamiento en los buscadores y mejorará su reputación online gracias a las opiniones positivas.

2. Podrá generar una crisis de imagen profesional, que es el gran temor de muchos especialistas cuando se plantean su presencia en Internet.

Lo cierto es que el hábito de publicar opiniones está cada vez más instaurado en la sociedad actual, debido a que nos ayuda a tomar decisiones. Y es precisamente en ese momento en el que se convierte esencial el hecho de que un especialista disponga de un lugar en el que los pacientes puedan opinar sobre cómo desempeña su trabajo y otros usuarios puedan consultar esas opiniones.

Por este motivo, aunque usted sea un usuario habitual de Internet o de las redes sociales, debe estar atento a las opiniones que dejan sus pacientes en la red.

icon-star@2x¿Qué es lo que más valoran los pacientes?

Al ser un elemento muy visual, la cantidad de estrellas en un perfil es uno de los elementos que más llama la atención de los usuarios en Internet. Además, también tenemos la costumbre de revisar las opiniones más recientes y la cantidad total de opiniones que tiene el profesional. Fijarnos en estos datos nos hace sentir que tenemos la información necesaria para decidir sobre un especialista.

Ejemplo_opiniones.png

icon-telemedicine-recipeLos mayores errores al responder (o no) las opiniones de los pacientes

1| Ignorar las opinionesLa medicina no puede transformarse en un negocio, pero priorizar la atención humana u ofrecer una buena experiencia al paciente nunca antes había adoptado tanta importancia. Una buena atención médica es uno de los factores que más motivan a los usuarios para dejar un comentario positivo en Internet.

Cuando hablamos de "buena atención" hacemos referencia a aspectos básicos y que los pacientes son capaces de valorar, como el trato recibido durante la visita, las instalaciones, el tiempo de espera o los servicios que se ofrecen en la consulta. Además, no hay que olvidar que la nueva generación de pacientes es cada vez más exigente y tieneden a comparar sus experiencias con otras que han encontrado por Internet.

2| Temer las críticas: Un comportamiento que hemos detectado entre los usuarios de Doctoralia y que se ha confirmado en estudios es que, tener algunos comentarios negativos en su perfil no le perjudica de cara a que otros pacientes puedan elegir visitarse en su consulta. Más bien lo contrario, en Internet, cuando vemos que no todos los comentarios y valoraciones son positivas nos da credibilidad al perfil. En el momento que un perfil sólo tiene opiniones positivas, tendemos a pensar que son opiniones falsas (aunque en el caso de Doctoralia todas las opiniones se revisan por tal de acreditar la veracidad de las mismas).

Una de las prácticas más recomendables a la hora de gestionar opiniones es dar respuesta a todas ellas. En el caso de la respuesta a opiniones negativas, le ayudará a minimizar el impacto de dicho comentario ya que mostrará su preocupación en resolver el asunto o bien podrá realizar alguna aclaración.

3| Reprimenda en opiniones negativas o responderlas de forma agresiva: Continuando con el tema anterior, cabe mencionar que ningún especialista está libre de recibir críticas, incluso aunque no tenga presencia en Internet, podrían escribir sobre usted en algún foro. Por este motivo, es importante responder a ellas con atención, rapidez y de forma constructiva. Un error frecuente que observamos en algunas empresas es querer desmentir lo que el usuario ha escrito o entrar en discusiones con él a través del medio online en el que se haya formulado la crítica. Este comportamiento debe evitarlo a toda costa, ya que podría dañar su reputación usted mismo gestionando mal este tipo de comentarios.

Si se trata de un tema delicado, lo más recomendable es llevar el tema de forma offline. Solicitar los datos del usuario y contactar con él vía telefónica para ver qué ha ocurrido y tratar de buscar soluciones es la mejor opción. 

3| No estimular comentarios: Los comentarios en Internet tienen una parte muy positiva para ayudar a consultas y clínicas a atraer a nuevos pacientes. Precisamente, al ser opiniones reales, generan mayor confianza y credibilidad, a diferencia de la publicidad tradicional. Las opiniones en Internet son el tradicional "boca-oreja" y, por tanto, es la mejor publicidad que puede tener.

Por este motivo, en lugar de ignorar las opiniones o no darles la importancia que merecen, debe estimularlas. Es algo sencillo de lograr, por ejemplo, promocionando su perfil en Doctoralia a través de algún elemento visual en la consulta o bien mediante los recordatorios que reciben los pacientes que reservan a través de la agenda online de su perfil o todos sus pacientes si los gestiona a través de la agenda de Doctoralia.

 


Si quiere saber más sobre la reserva de cita en línea así como los recordatorios automatizados promoviendo las opiniones entre sus pacientes, ha.


Si le ha gustado este artículo, compártalo en sus redes sociales :)