Elderly-man-having-online-video-consultation-with-doctor-1205448274_6240x3510

El Coronavirus o COVID-19 ha llegado a nuestras ciudades, atravesando fronteras y modificando, de forma radical, nuestro día a día. La excepcionalidad de la situación hace que todos y cada uno de nosotros tengamos que invertir esfuerzos que ayuden a frenar esta pandemia pero, ¿cómo podemos lograrlo?

A lo largo de este artículo, vamos a ver de qué manera podemos, entre todos, descongestionar los centros de salud para que los profesionales de la salud puedan centrarse en los casos de contagios así como en el resto de emergencias sanitarias.

¿Qué podemos hacer desde el sector sanitario?

Ya que nuestra responsabilidad es disminuir al máximo nuestra presencia en las calles y los lugares públicos, ¿qué tal si empezamos con promover las consultas en línea? Empezar a ofrecer las consultas de forma online tiene dos grandes ventajas: por un lado, no saturamos los centros de salud con visitas no urgentes y, por otro lado, disminuimos el número de desplazamientos y, por tanto, los contactos que puedan ocasionar la propagación del virus.

Esto, no es algo nuevo que haya llegado con la entrada del COVID-19, si no que es una tendencia que, cada vez más, está posicionándose como una nueva forma de ejercer la medicina. El aumento de consultas online se multiplicó por cinco de 2018 a 2019, según los datos de un estudio realizado por la aseguradora española Sanitas. Del mismo modo que otro tipo de gestiones online han aumentado en los últimos años, tiene sentido que lo haga también el sector médico, especialmente teniendo en cuenta que la mayoría de las visitas (un 70% según el estudio de Sanitas) no requieren contacto directo con el paciente.

Así pues, contar con herramientas para ofrecer este servicio a los pacientes puede aportarnos grandes beneficios.

Click me

Beneficios de la consulta en línea

En la situación de excepcionalidad en la que nos encontramos a día de hoy, el primer punto a destacar sería la posibilidad de acudir a una visita médica sin riesgo de contagio del COVID-19. El hecho de evitar el contacto físico con otras personas y el no tener que salir a la calle es esencial para contener la expansión del virus.

Otra de las ventajas más visibles es el ahorro de tiempo en los desplazamientos. No tener que invertir tiempo en llegar a la consulta es una de las grandes ventajas que ven los pacientes, especialmente aquellos que necesitan realizar visitas periódicas.

Ofrecer consulta online nos puede ayudar a prevenir el autodiagnóstico. Hoy en día, todo lo buscamos en Internet y, en muchas ocasiones, la información no es fiable. Aunque no todos los casos o diagnósticos pueden realizarse a través de una consulta online, sí puede ser el primer paso para contrastar información y evaluar si la situación del paciente requiere de atención médica urgente o no.

¿Cómo hacer consultas online?

Existen varias plataformas que pueden ayudar a dar consultas online y descongestionar así los centros de salud. Aunque algunas de ellas son de pago, otras muchas son gratuitas, veamos algunos ejemplos.

  • Skype: Una de las primeras y más populares plataformas para realizar videollamadas y estar en contacto con otras personas pese a la distancia. Aunque es gratuita, se ha cuestionado a lo largo de los años el nivel de seguridad que ofrece. Por lo tanto, no lo recomendamos para realizar videoconsultas con sus pacientes.

  • WhatsApp Video: es la aplicación de mensajería más popular de momento y, por tanto, es una herramienta que todo el mundo tiene al alcance de su mano. Sin embargo, no nos ofrece la seguridad necesaria par estar trabajando con datos delicados de nuestros pacientes.

  • Zoom: Dispone de una versión gratuita que permite realizar videollamadas de hasta 40 minutos. En las últimas semanas, Zoom ha sido noticia por sus fallos a nivel de seguridad. Por lo tanto, no es la opción ideal para realizar videoconsultas.

En Doctoralia hemos lanzado una nueva herramienta llamada Consulta online con el objetivo de ayudar a superar la crisis del COVID-19, una plataforma donde podrás realizar videoconsultas de forma segura con sus pacientes. 

La herramienta, que se integra a la agenda del especialista, permite realizar videoconsultas, llamadas telefónicas e incluso usar un chat directo médico-paciente, alternativas que ayudarán durante estas semanas a reducir el riesgo de contagios y a poder seguir visitando a los pacientes del centro.

Además, la Consulta online de Doctoralia ofrece una pasarela de pago sin coste extra para que tus pacientes puedan realizar el pago de la consulta por adelantado a través de Internet. A estas funcionalidades, podemos añadir las clásicas de la herramienta de Doctoralia para especialistas: recordatorios de cita, creación y modificación de cita de forma sencilla e incluso el envío de campañas por email y SMS.

En este video puedes ver cómo es una consulta online con nuestra nueva herramienta:

 

¿Cómo facturar las visitas médicas online?

Quizá este sea uno de los aspectos que crea más dudas o controversia en el momento de decidir realizar consultas de forma online. Por suerte, la Consulta online de Doctoralia se ha unido a Stripe, la plataforma de pago online americana, para ofrecerle de forma opcional sus servicios para cobrar las visitas de tus pacientes por adelantado sin ningún coste extra.

¿Cómo se realiza el pago online con Stripe? ¡Muy sencillo! 30 minutos antes de la hora citada, se enviará un mensaje al paciente para recordarle que debe hacer el pago antes de acceder a la videoconsulta. En caso de que el paciente no lo haga, la cita quedará cancelada. 

Si no deseas usar una plataforma de pago, se puede llevar a cabo el cobro de los servicios con otros métodos:

  • Transferencia bancaria: Es la forma de pago a distancia más popular ya que existe desde antes de la era de Internet. Por suerte, la digitalización ha permitido que podamos enviar pagos a través de transferencias bancarias también de forma online tan solo accediendo a nuestra banca online y teniendo el número de cuenta de destino. Sin embargo, este método de pago requiere en muchas ocasiones pagar una comisión elevada  y, además, no te asegura que el paciente llegue a realizar el pago.

  • Paypal: Se ha convertido en una de las plataformas de pago más populares de los últimos años. Podemos crear una cuenta de forma gratuita y añadir los datos de nuestra tarjeta o nuestro banco. A partir de ese momento, podremos empezar a recibir pagos.
    Entre todos, podemos superar la crisis del COVID-19.

    Tenemos un gran reto por delante, acabar con el virus y demostrar que las consultas online son el futuro, que Internet es nuestro mejor aliado y que es completamente compatible con la medicina. Y, una vez más, aprovechamos para dar todo nuestro apoyo y agradecimiento a todos los profesionales de la salud que están dándolo todo en estos duros momentos. ¡Gracias!

    ¡Quiero saber más sobre la Consulta En Línea!